El olor a incienso!!

Después de varias fotografías donde el protagonista eran representaciones del Señor en hermandades y cofradías diferentes, llega el turno de dedicarle un momento y lugar destacado a imágenes de la Virgen.
Virgen de los dolores

Un ambiente de silencio y respeto, el aun helor que acompaña a las noches durante la Semana Santa, la tenue luz cálida de las velas iluminando la escena. El esfuerzo de personas que llevan todo un año preparándose y ensayando para sacar en procesión las representaciones en imágenes de su Virgen y el Santo.

En todo ese conjunto de cosas, te mueves como fotógrafo de Semana Santa y es imposible no sentirte empapado y envuelto de esas emociones y sentimientos.

El resultado es una fotografía única y distinta al resto del año, en donde quedan incrustadas parte de la magia y de esa espiritualidad  y emoción, que se respira en esos momentos tan especiales.