Más de 15000 km!

Porqué hacemos algunas personas cosas extraordinarias, cosas inauditamente valientes, gestos espontáneos que nos conducen por caminos desconocidos?
Lo desconozco, pero alguna personas funcionamos así y ese es nuestro camino para ser felices!
Esa es la senda que elegimos recorrer y que a la par nos suele apartar mucho de las autopistas por donde circulan los demás!

Y eso aporta una cara y una cruz:
– La cara, sentirse un privilegiado, un explorador. Alguien que teje su propio abrigo con una tela de personalidad muy fuerte.
– La cruz, ese anonimato para el mundo, ese estigma de distinto y raro. Esa soledad que a veces es aire que te hace respirar pero también a veces una carga extra de llevar.


No voy a contar un texto extenso, no en este articulo no. En esta ocasión toca disfrutar de este trabajo sin restarle un ápice de su espectacularidad.
No soy objetivo aunque siempre intento serlo al máximo, pero me parece es de esos trabajos con lo que reconciliar el espíritu por edades incontables.
Creo es de mis mejores trabajos.
Un colchón echo con sueños para sonreír, para irte a dormir o para cargarte las pilas al despertar!

Un escenario donde refugiarme en aquellos días que sientas como un enorme peso, el no encajar en el mundo de los demás.

Este es mi diario, desde hace años. Podría dejarlo solo para mi, visto ademas el escaso interés o hipotético éxito pudiera tener.
Pero siento hay luces y faros, que debemos compartirlos con un mundo desconocido, por si a alguien más le alumbran en la noche oscura de su propia soledad.
Y te mandan un abrazo con una sonrisa honesta, que nunca sabrás, pero valdrá la pena.
———————————————
Parte de tres meses de trabajo.
@Todo lo imposible
José Miguel García García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *