Un viaje alucinante, 3º Parte: Supercelula Monstruo (6-7-17)

Creer en lo que sueñas, para convertirlo en lo que haces.

La simplificación de lo imposible,
para convertirlo en la senda de lo real.

No hay formula más real y mas difícil.

No hay verdad más hermosa con la que tropezarse.

DSC_8597

– Dejábamos en el anterior reportaje la acción puesta en la huida.

Creedme si digo lo difícil que resulta estar alejándose de algo con lo que sueñas y deseas.

Resistirse a parar constantemente para volverlo a contemplar,
e intentar razonar y ponderar los riesgos,
tanto de no alejarte y que te te acabe atrapando antes de tiempo,
como mantenerte en el lado correcto,
de esa regla de los cazadores de tormenta,
¡foto no hecha, foto perdida!

Y en la ecuación gano la emoción, la aventura, la adrenalina,
la coherencia, y la tan odiada a veces lógica.

Y si, perdí de nuevo fotos que nunca tendré en papel.
fotos que no podre compartir,
pero por lo menos son imágenes que guardo como tesoros que son,
porque lo pude vivir, sentir y guardar en mi corazón,
aunque no usara la cámara.

– Fotos de las que si puedo contaros como eran,
como aquella monstruosidad en la que a medida iba devorando el cielo,
adquiría más y más verticalidad.

Mientras el frente de racha de la Supercelula,
rizaba el rizo de lo irreal,
situando nuevas capas superpuestas,
de lo que visualmente podríamos identificar con un Shelf cloud sin fin,
aunque no era ese tipo de estructura ni de tormenta.

Fotos en donde veías a tiempo real como aquello no paraba de crecer,
como se movía a tiempo real saltándose las leyes del tiempo,
como amoldaba la realidad a su propia fantasía.

Antes de llegar al pueblo debí hacer unas de esas fotos que no pude hacer.

Me dijeron tenía gasolinera, y fui lanzado para proteger el coche.
Pensando llegar lo antes posible,
porque como la mayoría de estaciones de servicio en los pueblos,
estaría muy posiblemente a la entrada o afueras,
y por tanto podría coger aquella mole guarecido,
y con la tranquilidad de poder entregarme de lleno a sentirla.

Pero la odiosa lógica, tiene estas cosas.
Sí, correcto estaba a las afueras.
Pero para entonces se hecho encima y una ladera ocultaba
y partía ese horizonte monstruoso.

DSC_8611

– Por suerte se impuso la experiencia,
las ganas de capturar todos los detalles posibles,
y la vista fotográfica que hace crear encuadres,
como pequeñas ventanas invisibles,
por las que mirar a través del tiempo.

Y robe estos momentos que hoy día son un tesoro.

Y gracias a ello tengo esa maravillosa ayuda,
para contar esta historia.

Porque son muestras de esa hazaña que es lograr andar en equilibrio,
para intentar estar en todo lo posible,
en unos instantes en donde se desbordan las emociones.

Momentos que la adrenalina del momento,
logra alargar en tu interior,
como si te convirtieras en un agujero negro que altera el tiempo y el espacio.

Pero resulta que mágicamente la realidad aun es más hermosa.

Simplemente es que te hacen libre,
tu deseo y tus ganas,
a lomos de un alma y de un espíritu,
que se apodera de todo.

Mientras vuelas sobre las alas de un sueño
largamente protegido dentro que deviene en realidad.

Un sueño tan inabarcable,
que al salir necesita un tiempo,
que le roba al resto de los sentidos.

DSC_8613

– Uno de los puntos más difíciles de cazar tormentas,
son las decisiones del momento cumbre.

Para eso ayuda mucho al acabar cada aventura,
el lograr re-analizar como fue,
en que puedes mejorar,
donde te equivocaste y donde probar hacer otra cosa la próxima vez.

Y volviendo atrás en el tiempo con estas fotos,
agradezco el instinto de robarle estas fotos a escondidas a la lógica.

A la postre son una muestra de la velocidad y la grandeza,
de semejante día, aventura y de aquella bestia de tormenta severa.

De lo difícil que es hacer realidad,
algo tan tan complejo como es ser un Cazatormentas.

Fotos como estas que al enfrentarme a editarlas,
me hicieron sonreír y re descubrir detalles de ese momento increíble.

Fotos que una vez acabadas,
se han convertido por derecho propio,
en parte de lo más espectacular que he capturado,
y una muestra de lo épica que fue semejante caza y aventura.
—————————-
Continuara…

La parada del Stormchaser
Supercelula Monstruo,
entre Mora y Huerta de Valdecarábanos

2 Responses to Un viaje alucinante, 3º Parte: Supercelula Monstruo (6-7-17)

  1. María dice:

    Estupenda la narración y la imagen…en verdad da miedo.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>