¡La aventura de convertir un imposible, es algo muy real! (1ª Parte, la persecución)

¡Ese viaje convertido en aventura,
para el que te llevas preparando,
durante toda la vida!

Ese sueño decorado de imposible,
y que consiguen hacerte alcanzar;
¡tus ganas, tu dedicación,
tu esfuerzo, tu amor, tu no rendirte,
espoleando a tu voluntad!

DSC_0944

– Mi espíritu me recuerda,
a través de mi piel de gallina y mi sonrisa,
¡que ya van unas cuantas aventuras!
¡que ya son unos cuantos los imposibles,
alcanzados y convertidos en algo vivido y real!

Que en mi cuaderno de bitácora,
van ya unas cuantas aventuras y viajes,
¡apuntados, disfrutados, sentidos!

Y es reconfortante y muy hermoso,
diría que bastante difícil de explicar,
lo que se puede llegar a sentir cuando puedes decir,
¡tengo otra fecha!
¡otra ruta!
¡otra aventura!
¡que poder añadir y apuntar!

Y todo, con la sonrisa y con la emoción,
casi a flor de piel al recordarla.

Pulgada a pulgada de la misma piel que logro erizar
y del mismo recorrido que consiguió adentrarse en tu alma.

DSC_0946-2

Cuando la distancia distorsionada que fabrica el recuerdo,
lejos de temerla se convierte en aliada,
uno sabe que los lazos son tan fuertes,
¡como la emoción y la felicidad,
y como la sensación de libertad!
que fueron capaces de evocar.

!Es un momento difícil de explicar!
Cuando el brillo en mi mirada,
delata esa parte normalmente inconsciente,
de saber que hace ya tiempo,
tengo la suerte de vivir mis propios sueños,
tras dedicarme en cuerpo y alma,
en ir en su busca, tras ellos!

¡Que soy un afortunado por ello!
pero que igual de cierto es,
que solo yo se el esfuerzo que hay detrás,
la dedicación y ese gran y hermoso secreto.

El de no dejarte convencer de que no,
antes de haberlo intentado tu,
hasta el mismo final que puedas llegar a alcanzar.

¡Que logro ir convirtiendo imposibles,
en aventuras tan reales!

Que voy guardando como los tesoros que son,
allá en esa caja fuerte que se esconde,
donde se guardan las cosas que más nos importan en la vida.

DSC_0947

– La aventura ya había sido vivida,
las fotos estaban hechas,
ya estaban editadas,
y la historia de las misma dispuesta para ser contada.

¡Solo faltaba que fuera capaz de encontrar su voz,
y lograr escuchar las palabras necesarias,
para poder escribir esta historia.

La historia de una jornada increíble,
en el que todo se puso especialmente difícil y cuesta arriba.

Pero es que la montaña era tan alta,
porque desde su cumbre las vistas iban a ser,
del color de mis sueños mas antiguos y anhelados.

– Porque todo lo imposible empieza,
en ese instante en donde vence tu fe y tu empeño,
a esa pendiente cuesta arriba,
en que se convierten las dudas,
los temores, los obstáculos,
que al final y al cabo encierran los sueños más hermosos.

Porque quizás también si fueran más fáciles,
¡más asequibles!
¡más cotidianos!
¡más comunes y normales!
dejarían de ser tan grandes.

DSC_0948

¡Nunca me gusto lo sencillo!

¡Nunca se me dio bien
recorrer lo senderos trazados!

Siempre descarrilaba en las menores curvas,
hasta que aprendí y descubrí,
que el problema era el camino,
por encima del yo mismo.

Que los retos forman y son una parte tan esencial de mi,
que no se andarme por caminos,
en donde no haya que realizar un esfuerzo,
o superar alguna quimera,
para ser cuando mas firme y seguro me sienta.

Que para mi conseguir vivir aquello,
que se empeñan en decir que es tontería que lo intente,
termina siendo una hermosa recompensa,
a veces tan necesaria como el respirar.

Que ante los:
* !Que eso que haces no lleva a ningún lado!

* ¡Que porque no te dedicas a hacer lo que todos!

¡Ya no protesto!
¡Ya no desgasto energías en eso!

Porque se que la próxima aventura va a requerir,
de muchas energías y fuerzas,
y procuro guarecerme de todo lo que me rodea,
en esa nueva meta y sueño fijado.

Al fin y al cabo
es lo que realmente me importa,
porque me hace descubrir
que significa ser feliz.

Porque hace que aun hoy día,
y espero que durante mucho tiempo,
me siga sorprendiendo, para bien,
de la persona que en cada nueva aventura y reto,
descubro que soy y puedo llegar a ser.

– Porque algunos para brillar necesitamos el reto,
de hacerlo donde nadie lo osa, lo intenta
o tan siquiera lo consigue llegar a hacer.

Y descubro más de mi en esos viajes,
¡en esos esfuerzos!
¡en esos logros, escalofríos y sonrisas adrenalínicas!
de lo que seria capaz de abarcar,
en cien vidas normales.

Y ese día era uno de esos en los que el premio ha cobrarte,
se esconde tras cada kilómetro y tras cada curva que avanzas,
¡contra lo que dictaría la razón!
¡contra lo que la mayoría no haría!

Pero tu, espoleado por algo que no sabes explicar,
aprietas lo dientes y sigues,
porque algo dentro tuya te grita que sigas.

Y cuando te empiezas a cobrar el premio,
en la consciencia de esa emoción que sientes,
y en esa adrenalina que te recorre;
con los vellos de punta de tu piel,
debido a la aventura en que el viaje,
estaba destinado a convertirse.

¡Cuando paladeas el que crees sera tu maravilloso premio,
y ya no aspiras a mucho mas que conseguir!

¡Es entonces cuando muchas veces!
logras poder ver por fin,
aquello que durante tanto tiempo
estabas persiguiendo y buscando.

Y entonces la tormenta decide premiar tu esfuerzo,
arrancándote otro momento de esos exclusivos y únicos,
y sella un pacto secreto contigo,
a través de un nuevo escalofrió,
que dibuja un tatuaje de los que se llevan por dentro,
y atestiguan que estuviste ahí.

¡Que sentiste y descubriste cosas,
con las que ya puedes pactar sonrisas secretas!

Y tu emoción se espolea para que siga cogiendo las riendas,
porque ese día la razón tenía vedado el mando
y solo podía optar por quedarse con la boca abierta.

Es la hora del instinto,
y de que los sueños recorran,
los kilómetros que separan lo imposible,
de una aventura apasionante, tan hermosa,
pero sobre todo tan real.

DSC_0949

– Hay relatos que no pueden escribirse,
sino se sienten.

Y yo desde luego me negaba a contar la historia,
de este maravilloso día del 13 de Septiembre de 2016,
sino lograba bañar cada una de las letras,
que debía dejar correr,
del recuerdo y emoción que merecían.

Y esa hermosa bestia vista desde atrás,
era la punta de lanza de lo que acontecería después.

Era una tormenta severa,
hasta quizás una pequeña “Supercelula”,
aunque solo en tamaño,
que no en furia y efectos.

Embebida en una estructura de tormentas mayor,
en una linea de turbonada (LT),
que se desplazaba desde las proximidades de Zaragoza,
hacía el noreste dirección hacía Huesca,
y el pirineo Aragones.

Llevaba consigo un reventón asociado,
como la cascada demencial que se puede ver,
de agua, probablemente granizo,
y un seguro fortísimo viento.

Y era de tal calibre,
que hasta el Arco iris,
era temeroso de salir a su encuentro.

– Y yo detrás de todo aquello,
haciendo todo lo posible por darle alcance,
por lograr adelantar aquella bestia,
para tan solo poder mirarla a la cara,
contemplarla y darle las gracias
por regalarme aquella aventura de viaje.

Lo que yo ni tan siquiera imaginaba,
era que mi esfuerzo se vería recompensado,
con una cascada de sueños,
uno tras otro en cadena,
que parecían que habían estado esperando,
a que durante años entrenara mi espíritu,
para poder percibir cada una de las emociones
que se iban a desencadenar.

¡Y aun hoy, todos los días!
doy las gracias por haber tenido la fuerza necesaria,
para ir tras ellos con toda mi Alma.

Por ese día no haber cedido a hincar la rodilla.

Porque a veces cuando más cerca estas de tus sueños,
es cuando precisamente más fácil se hace,
que te hinques de rodillas y te rindas.

DSC_0955
—————————————————
Primera parte, introducción de una aventura formidable
13 de Septiembre de 2016
Huesca y pirineo Aragones
– La parada del Stormchaser –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>