¡Los extraordinarios!

– No hace falta que me busques,
mientras siga siendo yo quien te encuentre.

dsc_2273

– A pesar de los obstáculos,
de las dificultades y tropiezos,
y de las zancadillas que en ocasiones
insiste en ponerte el destino,
al ofenderse porque no le consultas
antes de hacer tus planes.

– A pesar de todo resistes e insistes,
en seguir buscando,
alcanzando, viendo y sintiendo,
como en este caso,
esas alas de ángel cuando miras hacia tu alrededor.

dsc_2278

dsc_2279

– Porque todos lo días debieran ser los idóneos,
para sentir, para creer y para soñar.

Y a veces también para crecer,
para aprender a través de equivocarse.

Aunque a veces la lección que aprendas,
es que debieras regalarte,
aprender a equivocarte más a menudo.

– Pero hoy me quiero regalar,
a mi mismo por mi cumpleaños
una emoción, un motivo para sonreír,
y una certeza que logre terminar de asentar,
y de purgar el alma.

Tomando conciencia de tantísimo propio
que debe ser tenido más en cuenta
de lo que usualmente lo es,
en vez de lo tan ajeno que se observa
y se deja precipitar y aposentar cerca de ti,
hasta que lo confundes con algo tuyo.

dsc_2286

¡La satisfacción de conseguir encontrar!
esas miguitas de pan,
que conducen a donde nacen todos los caminos,
que merecen la pena ser recorridos.

dsc_2287

– ¿Cuando me preguntan,
como consigo retratar lo extraordinario?

Me paro y pienso,
¡aunque normalmente jamas digo!
que una de las maneras de lograr hacerlo,
es que nunca les cerré la puerta.

dsc_2289

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *