¡Las horas que no pesan!

¿A las horas en que las palabras callan,
y donde las voces enmudecen!

¡Donde queda en suspenso el mundo,
y toman el control las emociones!

Para pintar con los ojos cerrados después,
aquello que no pudieron tocar las manos.

dsc_1426

dsc_1434

A esas horas que se pesan en suspiros,
que transcurren entre dos mundos,
y que son el puente por el que regresan
dulces y apaciguadores escalofríos.

¡A esas horas pinto su voz en imágenes!

Para que se oigan cuando
su mensaje sea más hermosamente necesario.

A esas horas que nunca nos piden,
nada más que desnudarnos en ellas,
para que podamos vestir
durante un rato nuestro corazón.
——————————————–
16 de Septiembre, Burgos (España)
– La parada del Stormchaser –

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario