Hard raining!:

2 diluviando

«Aquella lluvia no sabia caer».

«Era tal el ansia que la devoraba,
que se precipitaba con furia sobre los campos,
que ansiaban su llegada.»

«Y en mitad de ese hermoso Caos,
lleno del ruido de los truenos,
de la energía que se podía palpar en el aire,
de fuerza y de furia en libertad;
yo y mi sonrisa nacida de los más adentro.

«Estaba alimentando a mi animal interior,
de emociones y sensaciones para saciarlo,
para que se calmara y volviera tranquilo después,
a su apacible estancia,
hasta la próxima aventura.»

«Aquella lluvia no sabia caer».

«No solo empapaba,
sino que penetraba y se introducía,
hasta el mismísimo interior».

«Y todo lo que cala tan adentro,
hecha raíces».

«y al fin y al cabo somos eso,
un conjunto de sensaciones que penetran,
y que desde el interior florecen.»


—————————————-
8 Octubre de 2015
La Puebla de Don Fabrique (Granada)

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario