¡La memoria del agua!:

Las siguientes fotos fueron tomadas el 23 de junio de este año, en el desierto de Tabernas (provincia de Almería).
En una tarde de plena canícula adelantada este año, en donde el verano llego con fuerza inusitada y no parecía querer marcharse:

– El amor por la fotografía, la pasión por la meteorología y esa necesidad vital de buscar y vivir la siguiente experiencia, hace que se encuentren motivaciones para salir con la cámara un día cualquiera.

– En ocasiones el día no depara nada aparentemente productivo y la precipitación como a todos y en todos los ámbitos de la vida, nos hace salir un día que uno quizás debió reservarse. No obstante, las motivaciones y las necesidades se entrecruzan.

– Cuando alguien esta ya aparejado, hecho o acostumbrado a aventuras en salidas de varios cientos de km, escaparse unas decenas de km a un lugar asombroso, como es el desierto, no debiera de tacharse tan a la ligera como fracaso o tropiezo, aun a pesar de ser uno mismo en ocasiones su mayor verdugo.

Así y todo ese día trajo su pequeña recompensa en varios aspectos:
El primero y mas importante aquel día, salir a «respirar» con el equipo fotográfico.
El segundo este mini reportaje que en su día tuve que dejar aparcado.
desert 3


No siempre la protagonista, la estrella invitada y el foco de atención vamos a conseguir que sea una tormenta espectacular.
A veces puede resultar eminentemente evocador y construirse una bella estampa, a través de una simple tierra ajada y agrietada, que sufre los primeros sintomas del verano que empieza y la ausencia de lluvia durante meses.
desert 2
Aquella tarde, sobre el desierto se formaron «cúmulos congestus» a los que no les importo el lugar ni la fecha, y rompiendo con la tónica y lo establecido de sol y calor, dejaron escapar sobre ese suelo herido su preciada carga.
desert 1
desert 4
Y esas nubes sostenidas en un cielo azul intenso, danzaron en el aire y dejaron caer en cortinas espesas su carga de luz y color, sobre ese suelo casi inerte de vida y color.
desert 5
Aprovechando el camino abierto por la cortina de agua, ese puente entre la tierra y el cielo; se escaparon de su reino varios rayos espectaculares.

desert 6
Y yo quise acercarme lo máximo posible a ese puente de luz, que avanzaba danzando por el desierto de forma bella y espectacular, devolviendo olores, colores y vida a la tierra.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario