¡La ciudad flotante!:

El atardecer de ese día nos regalo «Ondas de montaña» y «lenticulares«, que provocaron que los cielos cobrasen vida, y se llenasen de formas, contrastes y colores.
Por momentos parecían querer construirse autenticas estructuras, como de castillos que flotaban en el aire, intentando imitar y competir en belleza y robar protagonismo, a lo que se encuentra bajo ellas, a ras de suelo.
castillos en el aire
La Alcazaba de Almería esa bella y bastante desconocida fortaleza defensiva, que desde siglos vigila desde lo alto de la montaña la ciudad; fue el destino final a fotografiar, de la jornada.
Un enclave precioso desde donde poder contemplar como las ultimas luces del día bañaban las aguas del puerto, iluminado por la luz de las farolas que anuncian la llegada de la noche, mientras se erigen al fondo como vigía las torres y murrallas de la vieja fortaleza.
Y para terminar de crear la estampa, un ferry amarrado a puerto y una formación a niveles de nubes lenticulares, que cambiaba de forma y belleza por momentos.
castillos en el aire 2

Para concluir el repaso a ese estupendo atardecer, sacar de la memoria y archivo, el vídeo que pude montar de aquel día.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario