¡La ciudad flotante!:

El atardecer de ese día nos regalo «Ondas de montaña» y «lenticulares«, que provocaron que los cielos cobrasen vida, y se llenasen de formas, contrastes y colores.
Por momentos parecían querer construirse autenticas estructuras, como de castillos que flotaban en el aire, intentando imitar y competir en belleza y robar protagonismo, a lo que se encuentra bajo ellas, a ras de suelo.
castillos en el aire
Continue reading