¡La batalla de la luz 2, en la oscuridad!:

En la primera parte relataba como la luz se abre paso en la oscuridad, y como trasforma el paisaje, transportando consigo el color.

Aquel mismo día, al llegar la noche esa lucha continuo, ofreciendo un precioso espectáculo que pude recoger y ahora presentaros, a través del presente reportaje.

nocturnas 1

Una batalla entre opuestos, en donde la confrontación provoca que se creen estampas y escenarios de tremenda belleza natural.

nocturnas 2

El escenario para la lucha se presento, un poco de sorpresa e inesperado.

Demasiado lejano, para mi gusto,
pero lo bastante cerca para poder actuar,
como si de un corresponsal de guerra se tratase.

Desde la trinchera y a salvo,
narrando la historia de una confrontación

nocturnas 3

Ya era demasiado tarde para intentar acercarme mas, pues se desplaza bastante rápido la tormenta.

Lo que pude haber cazado de haber estado más cerca, se quedara perdido siempre en el limbo de lo desconocido, confrontado a lo que si cace y que no hubiera cogido, de haberme acercado más.

nocturnas 4

Aunque durante el día la temperatura acompaño, al caer la noche trajo consigo un frío helador, que hacía difícil estar a la intemperie sin el equipamiento adecuado.

Un frío que parece tocarse y sentirse en las fotos, con esos campos desnudos delante de la tempestad del fondo, donde las montañas se erigen en el horizonte iluminado.

nocturnas 5

Y las escenas se sucedían entre apertura y cierre de obturador, rellenando poco a poco el capitulo del cuaderno de bitácora, destinado a aquella noche.

nocturnas 6

Mientras tanto y desde lo alto, tímidamente se iban asomando algunas estrellas en el cielo, como testigos solemnes, imparciales e inamovibles, de todo aquello.

nocturnas 7

nocturnas 8

En el extremo inferior de las nubes, quedaban delatadas con cada resplandor, con cada choque donde la luz vencía la oscuridad dominante; formas caprichosas y contrastes imposibles.

Parecía como si quisieran trasladar del cielo a la tierra parte de la confrontación.

nocturnas 9

Aquella batalla acabo con una hermosa traca final, declarándose una tregua de duración incierta.

nocturnas 10

Ya solo queda el deseo de poder volver a presenciar una nueva batalla, de una guerra infinita.
Bendita lucha donde se crea en vez de destruirse y donde con las unicas armas que se va a la batalla son un equipo fotográfico, para rescatar belleza de la nada y naturaleza salvaje, hermosa, con cada cierre de obturador.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario