Pequeña inestabilidad Kelvin Helmholtz, al anochecer:

pequeño kelvin heizmotnh

A veces cuando menos lo esperas el cielo regala una sorpresa agradable y eso es una gran recompensa a la voluntad, a la constancia y al deseo de capturar una bella estampa, portando la cámara contigo cual una amiga fiel que ya hechas de menos cuando no llevas en cualquier pequeño viaje.

pequeño kelvin heizmotnh 2

 

Y esa tarde al anochecer del pasado 9 de Marzo, tocaba como regalo esta pequeña extrañeza del cielo, que suele durar apenas un suspiro y es difícil de retratar bien.

ondas en el cielo

Y para despedirse del día, el cielo saco su paleta de colores para dibujar creando tonos imposibles, mientras dibujaba Olas en el cielo con las nubes.

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario