Pequeña inestabilidad Kelvin Helmholtz, al anochecer:

pequeño kelvin heizmotnh

A veces cuando menos lo esperas el cielo regala una sorpresa agradable y eso es una gran recompensa a la voluntad, a la constancia y al deseo de capturar una bella estampa, portando la cámara contigo cual una amiga fiel que ya hechas de menos cuando no llevas en cualquier pequeño viaje. Continue reading